El diseño de edificios para un solo uso, sin pensar en el futuro, resulta un error si perseguimos la sostenibilidad como elemento clave de desarrollo. El paso definitivo en la gestión de residuos es no generarlos, es decir, la implementación de la economía circular.

La economía circular es un concepto económico que se interrelaciona con la sostenibilidad y cuyo objetivo es que el valor de los productos, los materiales y los recursos (agua, energía…) se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos. Se trata de implementar una nueva economía.

Circular -no lineal-, basada en el principio de «cerrar el ciclo de vida» de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía, puesto que el sector de la construcción nos deja con cifras poco alentadoras:

  • 60% de los residuos
  • 50% de emisiones de CO2
  • 20% consumo de agua dulce
  • 40% de la energía

No cabe duda que estas cantidades resultan alarmantes si las miramos desde el grado de concienciación ambiental que poseemos hoy en día.

El objetivo del ITeC es el reaprovechamiento de los recursos de la construcción para futuras generaciones. Para ello, es necesario anticiparse y facilitar la elección de soluciones sostenibles durante el proceso de redacción/ejecución de un proyecto constructivo y favorecer a la vez la creación de ciudades y comunidades sostenibles.

Esta labor se realiza gracias al indicador de % de desmontabilidad de las partidas/sistemas constructivos que te proporciona el software TCQi GMA, creado por el ITeC e impulsado por la Agencia de residuos de Catalunya, bajo el nombre del proyecto RE-edifiCAT.

La herramienta, proporciona un informe con la desmontabilidad potencial y real de la obra, es decir, se obtienen dos datos; por un lado el % potencial de elementos que se podrían desmontar teniendo como origen las partidas de obra, y, por otro, el valor real teniendo en cuenta los elementos constructivos contenidos en ellas. Con estas cifras, además de ser conscientes del nivel de desmontabilidad al que puede llegar una obra, reduciremos significativamente los costes de realización de ésta, gracias a la reutilización futura de la construcción.

En la imagen, se puede observar un ejemplo del informe que genera el software TCQi GMA con el que se calcula dicha capacidad de desmontaje de la obra. De este modo, por ejemplo, se identifica que los cimientos podrían llegar a un nivel de desmontabilidad mayor si se construye de forma diferente.

 

I Ejemplo de informe emitido por TCQi GMA

 

Según los Objetivos de Desarrollo Sostenible realizados por la ONU: “En caso de que la población mundial alcance los 9600 millones de personas en 2050, se podría necesitar el equivalente a casi tres planetas para proporcionar los recursos naturales necesarios para mantener los estilos de vida actuales.” Está en nuestras manos y es hora de ponerle freno al cambio climático.

Por un futuro mejor, contigo.

¿Te gustaría conocer más acerca de la desmontabilidad?