¿Qué tenemos en cuenta a la hora de comprar un producto? La usabilidad, el precio y la estética serían las respuestas más generalizadas, pero en una sociedad cada vez mayor informada, se valoran otras características. Es así como los productos sostenibles, la obsolescencia y el ecodiseño son conceptos cada vez más conocidos y solicitados. Algunos ejemplos de estos materiales serían:

  • Con al reutilización del geosílex y las cenizas de construcción se pueden producir losas, vigas o baldosas hidráulica.
  • Los restos de adhesivo, trozo de cemento y otros elementos químicos hacen difícil la reutilización de suelos. Una nueva tecnología permite limpiar, triturar y reciclar lo vinilos antiguos para darles una segunda vida útil.
  • El árido siderúrgico, es decir, los residuos generados durante el proceso de fabricación de acero, pueden utilizarse para la creación de adoquines, bordillos, baldosas, etc. Asimismo, se utiliza en la creación de asfalto de carreteras, zapatas y ladrillos acústicos.
  • El residuo de hormigón derivado de la construcción y la demolición (o RCD de hormigón) puede utilizarse para la construcción de paseos, explanadas o bases de construcción.
  • Hoy en día, no solo reutilizamos materiales tangibles, sino que también utilizamos microorganismos que se encuentran en el aire y los gases de efecto invernadero (Co2) para crear un biomaterial natural y convertirlo en productos. Este material se denomina AirCarbon.

En todos estos productos prima el aprovechamiento de recursos y la reutilización de materias primas, es decir, la optimización de los materiales y residuos, principio básico de la economía circular.

La economía circular es un sistema de reaprovechamiento de recursos que tiene como objetivo ser respetuoso con el medio ambiente mediante una serie de acciones que dotaran al producto de una mayor vida útil o una segunda vida.

Este nuevo paradigma pretende cerrar el ciclo de vida de los productos y huir del actual sistema lineal de “usar y tirar”. La economía circular supone una mejora común tanto para empresas como consumidores, la reutilización de recursos resulta más rentable que su creación, como consecuencia, los precios de producción se reducen de la misma manera que el precio de venta, beneficiando así al consumidor. No solo mejoramos la vertiente social y medioambiental, sino que también la económica.

¿Cómo cambiar hacia una economía circular? Tradicionalmente en la gestión de residuos se extendió el modelo de las 3Rs (reducir, reutilizar y reciclar), actualmente gracias a la economía circular hemos podido ampliar estas acciones a 7Rs para enfocar-nos hacía una sociedad responsable y sostenible. Es así como se han ido creando productos como los vistos anteriormente, donde dan una segunda vida útil a recursos que habitualmente desechábamos.

ITeC apuesta por la economía circular ofreciendo al sector de la construcción los recursos y medidas necesarios para que tú, como profesional, puedas implantar este nuevo sistema en tu día a día, mediante nuestro software TCQi GMA con el que podrás disponer del cálculo del impacto ambiental de tu obra.

Desde la fundación promovemos la reutilización de materiales como áridos reciclados, PVC, papel, etc. Por otra parte, creemos que el cálculo ambiental de tus proyectos es una acción fundamental para dar este paso hacía una economía circular, por ello y gracias a TCQi GMA, podrás, entre otras cosas, calcular la gestión de residuos, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, implementar las normativas actuales y conocer el contenido de reciclado pre-consumo y post-consumo además del % de desmontabilidad. Si quieres saber más acerca de la herramienta accede a nuestra página web.

 

 

 

Si quieres ambientalizar tus proyectos, contacta con nosotros a través del correo electrónico ambiental@itec.es

Trabajando para un futuro mejor, contigo.