El cálculo del CTU incorpora una señalización gráfica para valorar los equipos más adecuados

Inicio/Sostenibilidad/El cálculo del CTU incorpora una señalización gráfica para valorar los equipos más adecuados

El cálculo del CTU incorpora una señalización gráfica para valorar los equipos más adecuados

21/11/2018|Sostenibilidad|

El ITeC firmó en 2016 un convenio con el Instituto Catalán de Energía (ICAEN) para impulsar la promoción y difusión del ahorro, la eficiencia energética y las energías renovables en el sector de la construcción. Uno de los objetivos del acuerdo es crear e implantar un indicador de eficiencia energética que tenga en cuenta el futuro consumo de energía de las instalaciones que se incorporan a los edificios y que, por tanto, tenga una repercusión positiva en los proyectos relacionados con la obra pública.

Este indicador es el CTU (Coste Total por el Usuario) y se aplica en la adquisición de cualquier producto. Este coste incluye entre otros: el coste de adquisición, el coste energético a lo largo de su vida útil, el coste de mantenimiento, etc. El cálculo se realiza siguiendo las directrices de las normas de cálculo de ciclo de vida ISO-15804. Este indicador de eficiencia energética ha sido definido por el ICAEN en cada familia de productos, por ejemplo: en las calderas, el% de rendimiento, en las luminarias, la luminancia en relación a la potencia consumida, etc…

Dentro del marco del convenio de colaboración, a lo largo del 2018 se ha dado continuidad al trabajo realizado en los años 2016 y 2017. En concreto, se ha incorporado una señalización gráfica a la herramienta de gestión ambiental de los presupuestos (llamada TCQiGMA) que indica a los usuarios si hay un equipo más adecuado para el proyecto en elaboración, ya sea un equipo más eficiente o bien un equipo que mejore la valoración del indicador CTU. La señalización gráfica guía al usuario en la elección de los equipos consumidores de energía valorándolos en bueno, medio o mejorable, actuando como un semáforo en el momento de la toma de decisiones del proyecto ejecutivo, de esta manera los proyectos deberían evolucionar hacia edificios más eficientes y sostenibles.

CPU

Además, durante el 2018, también se han incorporado nuevas tipologías de edificio para calcular el perfil de uso del indicador (antes sólo existía la tipología de edificios y de oficinas) ampliándolas a más de una veintena. Finalmente, se han añadido los elementos consumidores de energía proveniente del uso del agua caliente sanitaria (ACS).

Con estas últimas incorporaciones, se puede calcular de una forma global, no sólo el consumo de energía relativo a las necesidades de climatización, sino también a la de todos los equipos consumidores de energía que se hayan incorporado dentro del modelo digital o de un presupuesto, luminarias, calderas de ACS, ventiladores, etc…