Nuevas relaciones contractuales del sector: contratos IPD

Inicio/Lean/Nuevas relaciones contractuales del sector: contratos IPD

Nuevas relaciones contractuales del sector: contratos IPD

31/10/2018|Lean|

Pedro Júdez, Ingeniero Industrial y consultor en contratos colaborativos y Lean, expuso  el pasado 25 de octubre en la sesión de Café Lean celebrada en el ITeC, su visión de los contratos IPD (Integrated Project Delivery), basándose en su experiencia en un proyecto internacional en Israel

Los inicios de los contractos colaborativos IPD datan de inicios del siglo XX. Un ejemplo emblemático de proyecto IPD fue el edificio del Empire State.

El contrato IPD se caracteriza a grandes rasgos por influir la “pull” de contractista y subcontratistas de actividades críticas, creando un clima de confianza entre los agentes participantes. Desde un inicio del contrato se configura un “Core Team” formado por un representante con poder de decisión de cada uno de los actores que actúa en el proceso como árbitro en caso de desavenencias.

El contrato IPD también comporta un cambio de la metodología de trabajo con respeto al modelo tradicional y un enfoque totalmente diferente en cuanto a centrarse en los intereses del proyecto y en cuanto a las relaciones de los actores del proceso constructivo, en los que prima el ambiente de confianza, justicia, transparencia y trabajo colaborativo.

Así, por ejemplo, en este nuevo modelo, los imprevistos los paga el proyecto (no alguno de los actores), los targets se definen conjuntamente, …

Pedro Júdez, presenta un esquema tipo de reparto de contrato IPD en tres fases (owner´s allowance cost, estimated maximum price and real cost) mediante el ejemplo del proyecto ConcensusDOCS 300, proyecto internacional dirigido por él.

Se indica que los % de reparto para propietario, constructor y arquitecto que se pactan en cada contrato en particular. Como dato extraído de su experiencia personal, el reparto 70% propietario y 30% constructor no funciona, siendo la fórmula de reparto con mayor éxito 50% propietario, 30% constructor, 20% arquitecto.

Si analizamos con más detalle el sistema tradicional del proceso de la construcción y su contratación se identifican las siguientes peculiaridades:

  • crea un clima antagónico entre los actores participantes en el proceso constructivo,
  • divide responsabilidades en “silos”,
  • restringe la comunicación en caminos ineficientes,
  • recompensa rendimientos individuales,
  • genera malas experiències.

Se destaca la importancia de enmarcar los contratos IPD en el marco legal en el país que nos ocupa y del pacto específico de la fórmula de reparto de ganancias/pérdidas entre los actores que intervienen en el proceso para cada contrato.