A quién se dirige y requisitos del DAU

El DAU, Documento de Adecuación al Uso, lo pueden solicitar al ITeC el fabricante de un producto o de un sistema o el representante legal del mismo.

El DAU se dirige a productos de construcción que:
  • No disponen de norma
  • Se desvían significativamente de la norma que les es de aplicación.
  • Aún disponiendo de norma de producto, constituyen sistemas no normados.
Además, es necesario que:
  • El producto y el sistema constructivo estén identificados y definidos.
  • Los usos previstos estén definidos.
  • Las soluciones constructivas estén definidas.
  • El producto se fabrique según un proceso de producción que disponga de un sistema de control consolidado y documentado que garantice su homogeneidad.
  • El producto disponga de cierta experiencia en el mercado y en las obras. Si no es así, se establecen condiciones especiales para la concesión y el seguimiento de la vigencia del DAU del producto en cuestión, que se basan en el seguimiento de obras piloto, o en general, en un seguimiento específico del comportamiento en la obra del sistema.
  • Los productos en fase de desarrollo no son objeto de DAU.
En un DAU se consideran tanto las prestaciones del producto con relación al uso como las de los elementos que se construyen con estos productos, sobre la base de las soluciones constructivas propuestas.

El DAU evalúa las prestaciones del producto y de los elementos de obra construidos según los criterios establecidos en relación con las exigencias básicas de calidad de los edificios definidas en el Código Técnico de la Edificación y los requisitos básicos del Reglamento de Productos de la Construcción (UE) 305/2011 .
  • Seguridad estructural (resistencia mecánica y estabilidad).
  • Seguridad en caso de incendio.
  • Salubridad (higiene, salud, y protección del medio ambiente).
  • Seguridad de utilización.
  • Protección frente el ruido.
  • Ahorro de energía y aislamiento térmico.
También se evalúan otras exigencias funcionales referidas a requisitos de durabilidad y servicio, que se establecen en cada caso.

El DAU toma como referencia el marco reglamentario vigente en España, el cual fija niveles exigenciales para los diferentes elementos de las obras de construcción. No obstante un DAU también puede considerar otros ámbitos reglamentarios si el titular está interesado.

En general, la evaluación de un DAU no supone la conformidad del producto con los requisitos previstos por la normativa de seguridad y salud o de prevención de riesgos laborales, en relación con la fabricación, distribución, instalación, uso y mantenimiento del producto.

El DAU aporta la caracterización del producto, así como los criterios de proyecto y ejecución y las soluciones constructivas que los técnicos responsables de las obras necesitan para su correcta concepción y ejecución, usando los productos y sistemas innovadores cubiertos por el DAU.

El DAU es un documento vivo, abierto a la mejora y a la evolución técnica de los productos y de la reglamentación de referencia. En este sentido el ITeC actualiza los DAU vigentes a medida que se van produciendo modificaciones en el producto o en la reglamentación de referencia. De este modo el DAU se mantiene siempre actualizado a las posibles modificaciones del Código Técnico, a la existencia de nuevas disposiciones reglamentarias, o a cualquier modificación del entorno normativo motivada por el progreso del estado del arte.